Inicio » Quienes somos?

Quienes somos?

Nuestro colegio se encuentra ubicado en la zona céntrica de Bahía Blanca, en la calle Paraguay esquina Zelarrayán.

Es un colegio católico, donde desde el año 1962, los alumnos además de recibir los conocimientos académicos, también reciben una formación 50 años carpetaintegral cristiana.

Dentro de las actividades realizadas en la institución, se encuentran las actividades pastorales tales como: Grupo Misionero, Misiones a Jacobaci, Servicio Solidario en el Centro Comunitaro Spurr, Grupo de delegados, Grupo de animadores y muchas cosas más.

Se trata de educar con la mirada en el Evangelio, siguiendo los pasos de Jesús y de la vida de San Antonio María Claret.

“Un Colegio Claretiano, en cuanto Comunidad Educativa, busca ser una comunidad:

  •  que forma ciudadanos preocupados y responsables en una sociedad democrática,
  •  que tiene una actitud dialogante, reconoce lo diverso y busca dar respuestas acogedoras,
  •  que irradia sentido, esperanza y caridad porque acoge y se desvive por aquellos que son excluidos”

Ideario de los Colegios Claretianos de Argentina y Uruguay

Cuenta con 3 niveles educativos:

Inicial: Salas de 2, 3, 4 y 5 años.

Primario: de 1° a 6° año.

Secundario: 1° a 6° año. Hay dos orientaciones: Economía y Administración (dos divisiones A y B) y Ciencias Sociales (una división C).

100_1714

Como materia extraprogramática, entre otras, hay Informática desde 4° año de la primaria hasta 6° año de la secundaria. Desde 3° año de secundaria, se está llevando a cabo un proyecto con la UTN (Universidad Tecnológica Nacional), en el cual los alumnos rinden un examen en distintos niveles de los programas y aplicaciones vistas en clases, lo cual queda certificado por dicha universidad.

Cuenta con un equipo de orientación escolar desde donde se trata de acompañar a los alumnos y profesores no solo en el proceso de enseñanza-aprendizaje sino también favoreciendo el desarrollo de vínculos que permitan lograr un buen clima  de trabajo.

Desde el año 2012 se está implementando un proyecto de juegos en los recreos desde donde se trata de favorecer un ambiente de relación distinto, y a su vez incentivar a los alumnos en la responsabilidad del cuidado y buen uso de los materiales.

Breve reseña histórica

Con motivo de los 50 años del Colegio Claret de Bahía Blanca, compartimos la reseña de una construcción comunitaria que nació y ha ido creciendo con un fuerte “espíritu de familia”.

“Un Colegio Claretiano es una estructura eclesial de evangelización misionera donde se brinda a todos los miembro de los distintos estamentos de la Comunidad Educativa, la posibilidad de una formación integral desde los valores del Evangelio, a fin de que se inserten en el mundo de hoy en calidad de evangelizadores cualificados desde una pastoral orgánica.”

Era el año 1909 cuando los Misioneros Claretianos llegaban a Bahía Blanca. Una de las primeras obras fue la inauguración de un salón que se utilizaba de capilla, en la actual casa Parroquial. Muchos años después, en 1951 se creó la Parroquia del Inmaculado Corazón de María.

Al iniciar la década de los 60, un grupo de laicos propuso a la Congregación la creación de un colegio mixto, anhelo que se concretó en 1962 con una salita de Jardín de Infantes. En 1963 se conformó el nivel Primario

En 1970 se inició del nivel secundario. Desde entonces este proyecto fue creciendo con el aporte de la Comunidad Educativa y la Congregación Claretiana, con una impronta: Espíritu de Familia. A través del tiempo se fue perfilando como centro educativo que ofrece a la Comunidad Bahiense un ámbito en el que los valores del Evangelio son propuestos desde el carisma claretiano.

El incremento de la matrícula comprometió a la comunidad en un desafío: la construcción de la actual sede del Colegio. Se fue concretando por una tarea sin descanso, cuyo fruto hoy  permite valorar los pasos que sin pausa prosiguen, a favor de los estudiantes del colegio.

En 1985 el Jardín de Infantes se independizó del Nivel Primario y comienza a funcionar en un edificio independiente.

El año 1992 se inició el proceso de transición hacia la Misión Compartida, delegando en un Representante Legal y un Consejo de Conducción de laicos la gestión y animación de la Comunidad Educativa.

El 16 de septiembre de 1993 se concretó la adquisición de la finca “Nuestra Sra. Del Carmen”, en proximidades de Grumbein, destinada a convivencias y jornadas de espiritualidad.

En 1997 se conformó el Centro de Formación de Catequistas, tomado y valorado por la Congregación como un ámbito evangelizador destinado a la capacitación de laicos para el ministerio de la catequesis escolar.

En 1999, en una casa lindera que  permitió unir el edificio del colegio y la esquina, comienza a funcionar el Jardín Maternal.

La década del 90 fue una época de cambios a nivel pastoral y de animación. Se conformó el Grupo Misionero, desarrollando su actividad en distintos barrios de Bahía Blanca y en la Misión Claretiana de la Patagonia. Luego se sumó Infancia Misionera, los Delegados de Pastoral, el grupo de animadores, la organización de campamentos y la apertura de talleres extra programáticos (lúdicos, deportivos, artísticos)

En el año 2003, por iniciativa de dos docentes, comenzó a funcionar la Academia de Inglés “Corazón de María”. Se trata de un emprendimiento abierto a los alumnos y padres del colegio y a la comunidad de Bahía.

En estos últimos años, por iniciativa de los alumnos del último curso del Nivel Secundario, se comenzó a realizar un servicio en el Centro Comunitario Spur, animado por miembros del área Pastoral y Docentes.

Todos los logros están al servicio de la construcción de una comunidad solidaria y fraterna, que propone el diálogo con el Evangelio, desde una postura convergente e integradora en la misión trascendente de la historia, comprometida con la dignidad del hombre, desde el diálogo, la tolerancia, el respeto y la colaboración.

Así durante 50 años el colegio ha asumido con responsabilidad, conciencia crítica y mirada amplia, el acontecer social, cultural y eclesial, situación desafiante que pone a prueba la capacidad de iniciativa, de coordinación y de compromiso misionero.

Anuncios